Los de castillo: Imágenes, Palabras y Sueños desde las Escuelas de Rafael Castillo y aledaños
"Uno es Uno con Otros; Sólo no es Nadie" Antonio Porchia (1885-1968)

domingo, 22 de marzo de 2009

chico desaparecido

Seguimos Buscando a Luciano Arruga

Desaparecido el 30 de Enero en Lomas del Mirador
Fue visto llevado ese día al destacamento de esa localidad, que no está habilitada como tal para hacer detenciones. No lo vimos nunca más.
El viernes 6 se movilizó una gran cantidad de vecinos de Lomas del Mirador y en particular del barrio 12 de Octubre, a reclamar la aparición con vida de Luciano, así como el Juicio y Castigo, previa remoción de actividad, de todo el personal policial que haya actuado cómplice de su desaparición. Esta movilización se dirigió al destacamento y realizó allí un escrache como acto de repudio.

Hermana de Luciano: Vanesa Orieta 15-5879-4794

2 comentarios:

agrupacion Che Docente dijo...

Por Sebastián Hacher

delitosypesquisas@miradasalsur.com



El grupo de mujeres avanzó entre la multitud. “Queremos mostrar la foto de Luciano en televisión. Tal vez alguien lo ve y nos avisa que esta vivo”. Era 6 de marzo. La marcha había sido convocada en Lomas del Mirador luego del asesinato de Landolina. Las mujeres que intentaban acercarse hasta los movileros llevaban pancartas con el rostro de Luciano Nahuel Arruga, de 16 años, vecino del barrio, que esta desaparecido desde el 31 de enero. Los otros vecinos, los que reclamaban seguridad, abrían camino para que llegasen frente a las cámaras. Muchos los aplaudían, pero no todos. Cada, tanto, desde los costados, alguien gritaba “¡Fuera villeros!”. Los insultos no eran espontáneos; eso se sabría después. Luciano nació en el barrio 12 de octubre, de Lomas del Mirador. La historia que terminó con su desaparición comenzó en agosto de 2008, cuando fue detenido mientras cartoneaba en la zona. En esa ocasión, Luciano fue golpeado por la policía. El 22 de septiembre lo volvieron a detener. Lo acusaban de robar un reproductor de mp3. Esa misma tarde, cuando su hermana lo fue a buscar al destacamento se oían los gritos de Luciano. Estaba siendo golpeado otra vez.

Uno de los policías se justificó diciendo que, mientras lo tenían detenido, Luciano le había querido robar la remera y la batería del celular, aunque nunca se hizo ninguna acusación legal por ello. Algunas horas más tarde, cuando lo entregaron a su familia, el adolescente señaló cuál de los policías le había pegado. “Bueno negrito –contestaron los agentes- callate porque te vamos a volver a meter”. Aquella noche quedó asentado en el Policlínico de San Justo que tenía marcas en la cabeza.

Desde entonces, cada vez que Luciano salía a cartonear y se cruzaba con un patrullero, amenazaban con detenerlo. La familia estaba al tanto de la situación. Por eso el 31 de enero, al ver que no volvía, se presentaron en el destacamento. “Luciano –diría más tarde Vanesa, la hermana del joven- es incapaz de irse sin avisar. A mí me contaba todo lo que hacía”.

Enseguida se sumaron a la búsqueda Missing Children y el Registro Nacional de Información de Personas Menores Extraviadas. La causa judicial quedó en manos de la UFI 7 de La Matanza , a cargo de la fiscal Roxana Castelli. “Yo le decía a la fiscal –contó Vanesa a Miradas al Sur- que tenían que investigar el destacamento, pero la causa estuvo parada casi un mes. Recién el viernes pasado comenzó a cambiar la situación, porque encontraron un testigo que dice que vio a Luciano en el destacamento. El chico nos contó que le habían pegado”. Esa misma tarde, con la esperanza de que esté vivo y en algún hospital, los familiares fueron a la marcha contra la inseguridad en Lomas del Mirador. A pesar de los gritos aislados avanzaron hasta la cabecera, pero cuando llegaron allí se llevaron una sorpresa: cada vez que se ponían frente a las cámaras, estas se movían para no enfocarlos. Detrás de los movileros había un hombre ataviado con jeans y camisa de vestir, que parecía estar al frente de la movilización. Se trataba de Gabriel Lombardo, el presidente de la asociación Vecinos en Alerta Lomas del Mirador (Valomi).

Lombardo vive en la zona de clase media, frente al asentamiento donde nació y se crió Luciano. La mayoría del tiempo se lo dedica a la “lucha contra la inseguridad”, aunque en los últimos tiempos decidió incursionar en política, y se dice que discute un lugar en la lista electoral de Francisco De Narváez. Cuando asesinaron al florista de Susana, Lombardo fue el primero en llegar a la escena del crimen, casi al mismo tiempo que la policía. “Es que conocía al fallecido”, informaron las agencias de noticias, pero se había acercado al lugar “a reclamar que se envíen al barrio efectivos retirados de la policía”. Lo cierto es que una de las máximas preocupaciones de Lombardo es conseguir espacio en los medios. Cada vez que lo logra, suele repetir cosas como que “un chico de ocho años que se crió en la villa no es una criatura”, y que hay que acabar con ellos porque “son irrecuperables” para la sociedad.

Desde la inauguración del destacamento de Lomas del Mirador, cuando apareció en las fotos cortando la cinta junto al intendente de La Matanza , suele hablar de esa comisaría como una conquista personal. Tanto que, cuando la familia de Luciano habló de sus sospechas en algunos medios, él salió a contestarles. Si bien el menor no tiene antecedentes, Lombardo aseguró que se trata de un “delincuente con 20.000 causas”, y que seguro estaba “en Córdoba, con algún familiar”. Y dijo: “En ese caso no hay delito, porque está desaparecido”, frase a que muchos hizo acordar el pensamiento de Videla. Ahora, Lombardo se presenta como uno de los organizadores de lo que él mismo llamó “la marcha de los famosos” contra la inseguridad. “Pero en su caso –decía ayer a Miradas al Sur una vecina del joven desaparecido- quiere seguridad para él solo ¿Y para nosotros? Ahí tiene. Luciano Arruga es el ejemplo”.

Anónimo dijo...

El hermano de una compañera de la facultad de sociales: un nuevo desaparecido en democracia.


La última vez que se lo vio a Luciano fue el 31 de enero cuando se dirigía a la casa de Vanesa, una compañera de sociales. Desde el instante mismo de su desaparición Vanesa sospecho de la delegación policial del barrio, pues en reiteradas ocasiones, policías de este lugar habían amenazado a su hermano con frases como: negrito de mierda a vos te vamos a cargar, o, vas a terminar con un tiro en el pecho (mientras le apoyaban un arma en esa zona del cuerpo).

Por ello además de presentar la denuncia para que buscaran a Luciano, realizo una campaña con afiches difundiendo su búsqueda, y se presentó en reiteradas oportunidades a la fiscalía aportando datos sobre la línea de investigación que hiciera foco en la delegación.

Sin embargo la causa desde un principio había comenzado a embarrarse: alguien le pidió a la familia unos pocos papeles de cocaína a cambio de Luciano (esto podría ser una lumpen mejicaneada, o una estrategia de la policía para desviar el curso que debiera haber llevado la investigación), con lo cual se le dio intervención a la DDI, que en poco días reventó el barrio hostigando a los propios amigos de Luciano, y generándoles temor a todos los que supieran algo.

Con ello durante el primer mes la causa estuvo prácticamente dormida, y la línea policial nunca se investigó, a pesar que una de las declaraciones obtenidas por la DDI hablaba de que alguien con las características de Luciano habría estado en un patrullero el día de su desaparición.

Finalmente, hace aproximadamente 10 días, un chico del barrio se quebró y le contó a la familia lo que sabía: este chico, se encontró con un compañero del secundario quien le contó que había estado detenido en la delegación junto a Luciano y que ambos había sido reventados a palos. Este chico lo vio a Luciano, aparentemente muerto en la delegación, y por ello se encontraba realmente asustado. Este testimonio fue incorporado a la causa, y en el día de ayer la Fiscalía General le retiro la causa a la primera fiscalía que había actuado.
Algunos datos más reafirman la hipótesis de la responsabilidad policial en la desaparición forzada de Luciano. La primera denuncia por la desaparición de Luciano la realiza su madre y los policías se negaron a darle una copia, cuando Vanesa fue a reclamar esta copia, los policías se demoraron en dársela, y la que le dieron tenía la hora en que ella lo fue a buscar y no la hora en que se había producido la denuncia. Además ese día la familia pudo ver como la delegación estaba siendo limpiada y constataron el fuerte olor a lavandina que había.

Otra cuestión a tener en cuenta es el origen y la funcionalidad que tiene esta nueva delegación. Seguramente muchos de nosotros hemos vistos por televisión el viernes de la semana pasada, las marchas organizadas por la asociación Vecinos en Alerta de Lomas del Mirador (Valomi), en la cual se repudiaba los crímenes de el florista de Susana Jiménez y del entrenador de Copola. El titular de esta reaccionaria asociación (de apellido Lombardo) se vanagloria de haber conseguido que se instale esta delegación. Pero desde que ésta se instalo, su única funcionalidad es amedrentar y golpear constantemente a los pibes del barrio que no roban para la policía.. Pues se sabe que la policía cooptaba pibes a los cuales les liberaban la zona para que robaran para ellos. O sea, algunos vecinos del barrio toman como referente a este neo-fascista y le agradecen estas conquistas, sin darse cuenta de que ellos mismos podrían ser victimas del accionar de esta delegación. Además del rol represivo que ya de por si tiene este lugar hacia los vecinos mas pobres del barrio.

Un dato no menor es que mientras todos podíamos ver por televisión la marcha contra la inseguridad en Lomas del Mirador, en el mismo momento y en el mismo lugar, se estaba produciendo una marcha organizada por los amigos de Luciano, que reclamaba su aparición. Esta marcha, que termino con un fuerte escrache a la delegación, fue ocultada por los medios que estaban presentes (de hecho canal 26 y canal 11 filmaron imágenes del escrache pero no se atrevieron a pasarlas) lo que nos muestra que quienes hoy reclaman “contra la inseguridad” no tienen intención de difundir este reclamo.

Vanesa es una compañera y lo que hoy esta viviendo no puede pasarnos por el costado. Debemos mostrar nuestra más amplia solidaridad y preocuparnos porque este reclamo sea escuchado por toda la sociedad.

NO PODEMOS PERMITIR QUE LA POLICIA SIGA MATANDO A LOS PIBES DE NUESTROS BARRIOS

NO PODEMOS PERMITIR QUE SIGA HABIENDO DESPARECIDOS

QUEREMOS RESPUESTAS YA ¿DONDE ESTA LUCIANO?


Marcelo Morigi
Tel 15-5103-5629

Se agradece su mas amplia difusión.