Los de castillo: Imágenes, Palabras y Sueños desde las Escuelas de Rafael Castillo y aledaños
"Uno es Uno con Otros; Sólo no es Nadie" Antonio Porchia (1885-1968)

martes, 16 de agosto de 2011

ENFERMEDADES LABORALES.

Texto sobre una de las consecuencias muy comunes asociadas al desgate laboral de los docentes y de otras profesiones, creo que es útil tanto para quienes padecimos cosas similares como para quienes seguimos trabajando en situaciones a veces "límites" en relación a nuestra propia salud mental. Está escrito por una docente que a su vez se está dedicando a ayuda psicológica en estos casos.

SÍNDROME DE “ BURNT-OUT” O “ BURNOUT”:

EL DESGASTE LABORAL DE LOS DOCENTES ARGENTINOS.

Dos de cada diez docentes están en riesgo, y uno de cada diez sufre el síndrome de “ Burn out.”(año 2.008)
Informe sobre las causas y los efectos de la patología en los maestros y profesores del sistema educativo nacional:

Cada vez con mayor frecuencia los docentes manifiestan un cierto agotamiento y falta de rendimiento psicofísico en su labor docente. El desgaste profesional que sufren se debe, en mayor medida, a las situaciones estresantes a las cuales son expuestos constantemente y a una sobrecarga en la demanda y exigencia laboral por parte del sistema. En la actualidad deben cumplir múltiples roles, que exceden y afectan el desempeño de su principal función: educar. Además de contener al alumno, en muchas ocasiones, debe mediar en situaciones familiares difíciles, situación para la cual no fue preparado. Todos estos factores hacen que los docentes sufran el síndrome de Burnout, también conocido como el síndrome del profesor “ quemado o desgastado”.
Algunos de los factores que contribuyen a esta situación son:
-el contacto continuo con situaciones conflictivas.
-excesivas demandas que exceden la capacidad de respuesta del docente (esto genera impotencia).
-factores de riesgo del entorno o contexto (comunidad violenta, falta de apoyo institucional)
-temores legales.
-factores ambientales (variables socio-demográficas, lugar físico insalubre, etc.)
-estigmatización del rol del docente (el rol está sacralizado por el histórico mandato social, todo compromiso, obligación, deber, error, etc. recae sobre su figura).
-baja retribución económica.
-la política en educación.
-la dinámica organizacional impuesta.
-la subjetividad institucional (lo que cree cada uno, el doble mensaje, las ambigüedades, los comentarios, etc.) que contribuyen a un modo de comunicación “no sano”.
-líderes rígidos, que imponen su modalidad impidiendo la participación y la interacción del personal, limitándolo a cumplir con las indicaciones impartidas, generando la idea de desvalorización de las capacidades de los docentes.

¿QUÉ ES EL SÍNDROME DE BURNOUT?

En 1960 el psiquiatra Freudemberger observó repetidamente el deterioro, la falta de interés y el agotamiento en el desempeño de algunos de sus colegas en equipos de trabajo multidisciplinarios. Estos sufrían progresivo desencanto y apagamiento del interés por el trabajo, con deterioro del rendimiento y la autoestima del trabajador

En 1982 Maslach y Jackson lo definieron como “un cansancio emocional que conduce a perdida de motivación y que pueda evolucionar hacia sentimientos de cinismo, inadecuación y fracaso en la actividad”.

Diversos investigadores y expertos en psicología, como Freudemberger, Maslach, Schaufeli, Moreno Jiménez, etc., coinciden en definirlo como “un quiebre en la adaptación acompañado de “ un mal funcionamiento crónico, no yéndose con las vacaciones”; distinguiendo los siguientes niveles:
1) Leve: quejas, cansancio, dificultad para levantarse.
2) Moderado: cinismo, aislamiento, negativismo.
3) Grave: enlentecimiento, automedicación, ausentismo, aversión al trabajo, abuso de alcohol u otras substancias.
4) Extremo: colapso nervioso, aislamiento extremo, cuadros psiquiátricos. Riesgo suicida.

¿CÓMO SE MANIFIESTA?
Según los autores mencionados , el burnout se manifiesta en tres claras señales:

• Agotamiento emocional: expresado en cansancio, temblores, dolores musculares, irritabilidad, cambios de humor, aumento de la reactividad, nerviosismo, mal humor, movimiento angustioso sin fines concretos, ansiedad, hostilidad y antagonismo, ausentismo laboral, aislamiento social y pobre inclusión en la integración del equipo de trabajo.

• Despersonalización: expresado en el desarrollo y actitudes negativas, con insensibilidad hacia los receptores de tales actitudes, dirigentes, alumnos, docentes, no docentes, padres. Un claro ejemplo de esto: resentimiento, desconfirmación del otro o actitud negativa de no asignar importancia a realidades que sí la tienen.
• Bloqueo de la realización personal: consiste en la percepción de una considerable reducción de las expectativas individuales, acompañados de una permanente evaluación negativa con sentimiento de fracaso, pérdida de autoestima y dificultades en el empleo de recursos sociales asertivos.
Esto suele estar acompañado de incapacidad para la toma de decisiones y actitudes rígidas con ausencia de un proyecto y misión vital significativa.

¿CUÁLES SON SUS CAUSAS?
El Burnout es catalogado como una patología laboral y relacional, afectando sobremanera a quien sufre un distrés por una demanda personal que responde con una sobre-exigencia que no es capaz de controlar sana y empáticamente, produciendo el desgaste de la persona y una alteración disfuncional en su actuar ordinario.
El distrés laboral originado en demandas en el trato, desempeña un indudable papel en su origen, es pues un trastorno padecido por aquellas personas del mundo del trabajo que se encuentran en contacto con personas algunas veces alteradas, siendo el vinculo disfuncional el principal motivo del desgaste.
El desgaste no solo afecta la relación laboral sino también todas las relaciones sociales de la persona afectada.

¿CUÁLES SON SUS CONCECUENCIAS?

Es frecuente en la consulta psicológica-psiquiátrica observar en los docentes algunos síntomas característicos que nos permitan reconocer esta patología en las distintas dimensiones de la condición humana: física, emocional, mental, social, valórica y espiritual.

-FISICA: agotamiento, fatiga, anorexia o heperoanorexia, resfríos a repetición, alergias, infecciones respiratorias, asma bronquial, alteraciones del apetito, contracturas musculares dolorosas, cefaleas, hipertensión arterial, disfunciones sexuales, insomnio, trastornos gastrointestinales, arritmias cardiacas, colon irritable, irritación, sudoración.

-EMOCIONAL: agotamiento y labilidad emocional, irritabilidad, agresividad, ansiedad, fobia, rasgos depresivos, tristeza y desesperanza, actitudes rígidas e inflexibles, sentimientos de frustración laboral, despersonalización, miedo, inhibición.

-MENTAL: pérdida de concentración y memoria, despersonalización, sentimiento de sobresaturación y paralización; indiferencia entre asuntos que se asumían con entusiasmo; concebirse no reconocido ni valorado; abruma el desequilibrio entre exigencias y resultados; perdida de confianza intelectual y del estimulo intelectual; fantasía de abandonar el trabajo o profesión.

-SOCIAL: rechazo a la integración en el equipo de trabajo. Rechazo a las propuestas y directivas de la comunidad educativa como a la organización y planificación. Rechazo y negación a toda ayuda propuesta con agresividad, aislamiento, cambio brusco del humor. Déficit de capacidades cognitivas. Comunicación hostil y a veces expresiones altisonantes acompañada de gritos y enfado frecuente.

-VALÓRICA: se pierde el sentido del accionar, se duda de la vocación, con frecuente falta de motivación, cinismo, apatía, hostilidad y suspicacia patológica. Con pérdida de los ideales altruiticos y desmotivación para el aprendizaje permanente.

-ESPIRITUAL: se pierde la mística de la profesión o del accionar y hasta de la propia existencia, se pierde la fuerza espiritual para integrar los aspectos negativos de la existencia humana, aislamiento de la comunidad y de sus fuentes de sanación.

Informe basado en los trabajos desarrollados por:
-Herbert Freudenberger (psiquiatra 1.974)
-C. Maslach y Jackson (psicólogos 1.976)
-Alcmeón (revista arg. De neuropsiquiatría)
-Profesor Dr. Roberto F. Ré (médico psiq. Direc. Fund. ONG Red Sanar.)

M. Patricia Chalita
(docente-counselor)
Para consultas: psicoayudadocente@yahoo.com.ar

No hay comentarios: